sefh Informa

Noticias
Residentes
Revista Farmacia Hospitalaria
SEFH Pacientes
SEFH Profesionales
Somos SEFH

Antibióticos

Existen distintos tipos de microorganismos que pueden producir infecciones, como son los virus, bacterias u hongos.

En general, los antibióticos sirven para el tratamiento de las infecciones causadas por bacterias.

  • En algunas ocasiones podemos aislar el organismo que produce la infección y por tanto saber cuál es el antibiótico más eficaz para su tratamiento.
  • En otras, según los síntomas y localización de la infección podemos intuir cual es el microorganismo responsable, gracias a estudios epidemiológicos. Estos estudios epidemiológicos nos indican las resistencias que habitualmente tiene ese microorganismo en las fechas de realización y en una región en concreto (normalmente se tomara como referencia España o la comunidad autónoma).

antibioticos

Para que el tratamiento sea efectivo, los antibióticos deben mantenerse un cierto tiempo, que puede ser distinto según el antibiótico y la infección. La falta de adherencia en el tratamiento puede traducirse en que la bacteria se haga resistente al tratamiento y tengamos que utilizar otro antibiótico diferente para su tratamiento.

Esto no es un problema aislado, el aumento de resistencias a antibióticos esta generalizado, y es debido en gran medida a su incorrecta utilización. Supone un gran problema, porque reduce nuestras opciones de tratamiento.

¿Por qué se produce esta resistencia a los antibióticos?

Para conseguir erradicar la bacteria, las concentraciones de antibiótico en nuestro organismo tiene que estar por encima de lo que denominamos Concentración Mínima Inhibitoria. Si no alcanzamos dicha concentración la probabilidad de que la bacteria se haga resistente aumenta. Esto es lo que sucede cuando no utilizamos correctamente los antibióticos, cuando tomamos menos dosis, o menos tiempo del que nos han indicado.

En otras ocasiones tomamos antibiótico cuando no está indicado, y eliminamos parte de las flora bacteriana que vive en nuestro cuerpo, de manera que solo sobreviven aquellas que son resistente. Estas bacterias resistentes irán aumentando su número “heredando” la resistencia a ese antibiótico.

¿Los antibióticos que utilizamos habitualmente, sirven para el tratamiento de virus?

No, para el tratamiento de algunos virus utilizamos antivíricos. Un caso muy común es el de Luisa, a la que le duele la garganta y decide tomarse Amoxicilina-Clavulanico durante 5 días. Lo que Luisa no sabe es que el 80% de las faringoamigdalitis (lo que ella identifica como dolor de garganta) son de origen vírico, y por tanto el antibiótico no está resolviendo su problema, y por el contrario puede producir un aumento de bacterias resistentes. Por ello es importante que el antibiótico sea prescrito por un profesional sanitario, que podrá identificar cuando está indicado y que antibiótico es el más oportuno para cada tipo de infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

c